top of page
Buscar
  • Gastón Saint-Hubert

11 Formas de ser Productivo a prueba del cansancio

Una de las claves del éxito es la capacidad de motivarse a uno mismo. Pero más valioso aún es tener la capacidad de mantener este estado de motivación, sobre todo cuando las cosas no salen y nuestra energía no está a tope.



Muchos piensan que la mejor forma de lograr nuestros objetivos es trabajando duro sin para; pero quienes se desempeñar al más alto nivel saben que esto no es así. Saben que el secreto está en el trabajo duro intermitente, es decir, cortando el tiempo de trabajo con mini-breaks estratégicos, ya sea durante la jornada o en la semana con un viaje de fin de semana. Sin embargo, a veces dejar la oficina no es una opción, y es ahí cuando necesitas tener una estrategia para lograr superar la barrera de al fatiga y mantenerte a tope y productivo.


Aunque te veas obligado a renunciar a tu fin de semana libre, esto no significa que no puedas tener descansos intermitentes durante la jornada. Estos descansos son la clave para mantenerte enfocado y evitar quemarte el cerebro de forma temprana. Debes tener un poco de disciplina y comprometerte a tomarte aunque sea 5 minutos cada hora; sin excusas.

Estira tus piernas, prepárate un té o un café, salí afuera y date una vuelta a la manzana – hacé esto y el resto de tu día te lo va a agradecer.


Si la idea de renunciar a tu fin de semana no te deja tranquilo, intentá cambiar tu espacio de trabajo para mantenerte estimulado. Agarrá tu Notebook y trabajá en un café cercano, y si no querés salir, por lo menos acércate a una ventana con acceso a luz natural, ya que esta es una forma de potenciar tu desempeño. Otra opción es poner música que te levante, pero que no te distraiga, o incluso considerá usar algunos aromas de ambiente que despierten tus sentidos y te mantengan enfoncado.


En tu vida tendrás muchas horas ocupadas, por lo tanto, planear de antemano es algo más que sensato.


Debajo te damos 11 estrategias para mantenerte productivo. No vayas de cero a cien, es mejor ir incorporando de a una hasta que se vuelva un hábito, y ser testigo de tu mayor nivel de desempeño y de lo bien que te vas a sentir al final del día.


Priorizá tus tareas



La noche anterior o a primera hora encárgate de hacer una lista de todo lo que tenés pendiente para el día, y hacé un ranking en orden de importancia.

Empezá el día con la primera tarea en tu lista, y cumplí cada una de ellas en orden de importancia.


De esta forma podrás coordinar el nivel de dificultad de tu tarea con tus niveles de energía: estarás haciendo la tarea más difícil o urgente a primera hora, cuando estás con más alerta, y hacer las que requieren menos foco al final del día cuando tu mente está un poco saturada.

Según los expertos, nuestros niveles de productividad están a tope en las primeras horas del día.


Descansá 5 minutos cada 50 minutos


Con solo tomarte un descanso de tan solo 30 segundos, tu agudez mental amenta un 13%. Si estás mucho tiempo mirando la pantalla sin parar, con solo quitar la mirada durante 15 segundos cada 10 minutos, te sentirás un 50% menos fatigado.

Descargate un temporizador y cada vez que se cumplan 50 minutos, levántate de tu asiento, caminá, estirá las piernas o rellená tu botella de agua. A los 5 minutos retomá lo que estabas haciendo y evidencia lo mejor que vas a trabajar.


No subestimes el poder de la siesta



En las regiones de Sudamérica la siesta es tradición, pero esto ocurre cuando estamos de vacaciones, ya que a veces se vuelve difícil intercalarla durante la jornada de trabajo. Pero si tenés acceso a un cuarto oscuro en el que sepas que no te van a molestar, considerá tomarte aunque sea 20 minutos para descansar. Expertos sostienen que una siesta de 20 minutos te permite estar más descansado que quedarte 20 minutos extras en la cama cuando te levantás.

Estirá tus músculos

Estirar te ayuda a mejorar la oxigenación del cuerpo, de esta forma tu cerebro recibirá más glóbulos rojo y podrá funcionar mejor.

Estirá tu espalda baja, tus gluteos femorales y cuádriceps, con 15 segundos cada parte ya vas a estar bien.


Desactivá las notificaciones de tu correo y celular



Nuestro trabajo nos hace estar pendiente de nuestra casilla de correo, pero a veces tenemos la obsesión de chequearla a cada rato, y nos saca de la tarea que estamos haciendo. Incluso simplemente tener le celular a la vista es un factor de distracción.


Para evitar esto, resérvate 30 minutos del día para revisar tu correo y chat del celular. Nada grave va a ocurrir si no respondes a un mensaje de forma inmediata. Si algo es de vital importancia, te llamarán por teléfono.


Preparate un café a prueba de balas



El café además de ser delicioso, te puede dar un empujón mental por su contenido de cafeína. Y si a esto le sumas un par de cucharaditas de manteca o aceite de coco, serás una máquina imparable. Estudios muestran que con dos cucharadas de manteca o aceite de coco agregadas al café, tus funciones cognitivas aumentan durante varias horas.


Dejá tu café preparado la noche anterior, en la mañana recalentalo y agregale dos cucharadas de aceite de coco o manteca, o las dos, y mantenete a tope toda la mañana.


Trabajá en un Café durante una hora


Si tenés la chance de trabajar con una Notebook, considerá tomarte una hora del día para cambiar tu espacio de trabajo. Cambiar tu ambiente de trabajo puede darte un empujón de creatividad y concentración. Un café es una buena alternativa, ya que seguramente tendrás acceso a internet. Y si lo podés hacer al aire libre, matarás dos pájaros de un tiro.


Trabajá de pie



Obviamente no nos podíamos olvidar de esta sugerecia. Ya hemos hablado cantidad de veces sobre los beneficios de trabajar de pie y sentado, alternando posiciones. Mejores niveles de energía, menos dolores corporales y mayor productividad son algunos de los beneficios de trabajar de forma activa.


Podés colocar una caja en tu escritorio para trabajar parado y removerla cuando trabajás sentado. Pero si te querés ahorrar el dolor de cabeza y tiempo perdido cada vez que querés cambiar de posición, considerá usar un Standing Desk.


De esta forma el flujo de cuerpo será más eficiente, tu mente se mantendrá estimulada y tú y tu trabajo se sentirán mejor.


Escuchá música


Estudios muestran que escuchar música ambiental moderada mientras trabajás mejora el desempeño al trabajar. La música libera dopamina, la hormona que regula nuestro estado de ánimo.

Pero la idea no es convertir tu espacio de trabajo en una fiesta. En un estudio se demostró que un nivel superior a 50 dB y menor a 85 dB, es lo ideal para ser más productivo al trabajar y potenciar tu imaginación.


Probá usar una playlist que te motive, pero que no te saque ambiente.


Trabajá cerca de una ventana



Si tenés la chance de trabajar cerca la luz natural no lo dudes. Se ha demostrado que exponerte a la luz natural estimula tu sistema endocrino, estimula tu mente y te permite desempeñarte mejor.

Si tu oficina está muy alejada de la ventana, considerá la posibilidad de instalar tubos solares.


Descubrí el poder de la aromaterapia



El aroma a menta o canela puede darte un empujón rápido de foco. Un estudio probó que quienes trabajan con aromaterapia con menta o canela tienen mejor desempeño de tareas que quienes no lo hacen.


Esto tiene que ver con el hecho de que la exposición a ciertos aromas reduce el estrés y permite trabajar con menos fatiga.


Palabra Final


Muchas veces se nos hace difícil para la rueda del trabajo, incluso si tuviste una noche complicada o te sentís abrumado. Pero esto no es excusa para evitar tomarte descansos estratégicos o hacer alguna de las sugerencias que te dimos.


Aplicá estos tips de a uno, y evidencia cómo la rueda sigue girando y de lo bien que te sentirás en el camino.



Contanos por dónde vas a empezar para tener días más productivos.

13 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page