top of page
Buscar
  • Gastón Saint-Hubert

9 Formas de tener un Equipo de Trabajo más Productivo



Tener un equipo de trabajo a cargo, ya sea de 10 o 100 personas, nunca es fácil. Cada uno de los integrantes tiene diferentes temperamentos, perfiles e intereses, algo que invariablemente puede causar problemas de comunicación o mermas en los niveles de productividad generales.


Sin embargo, con un poco de tacto se pueden lograr grandes metas. Es fundamental que tengas a todas las personas en la misma página y trabajando en sinergia hacia un objetivo común, algo que en palabras suena muy lindo y simple, pero en la práctica es un logro para nada despreciable.


Lo bueno que tiene buscar tener un equipo productivo, es que el techo es el que tú elijas; sin importar cuán eficiente sea tu equipo, siempre se puede mejorar y llevar los resultados de la empresa a otro nivel.


Aquí está las 9 estrategias para mejorar la productividad de tu equipo


Que todos se Sientan Líderes



Los mejores líderes comprenden la fuerza del empoderamiento. El empoderamiento es simplemente permitirles tomar sus propias decisiones y ser responsables de sus actos.

De esta forma les das un sentido de responsabilidad con su tarea. Cada integrante verá su trabajo con otra perspectiva, y sabrá que sus decisiones tendrán un impacto en todos los miembros del equipo.


¿Cómo ofrecer mayor liderazgo?


Puede ser ofreciendo liderar un proyecto, dejando el planeamiento en manos de ellos o permitiendo fijar las fechas de ejecución de un proyecto. Esto demuestra confianza en las habilidades de todos los integrantes, y mejora la autoestima de cada uno: así las personas podrán hablar con mayor claridad y consciencia, mejorando los canales de comunicación.

Establecé líneas de Comunicación Efectivas



Lo primero que tenés que hacer si querés que tu equipo trabaje mejor es asegurarte que todos pueden comunicarse entre sí. Si surge cualquier inconveniente, todos deben poder hablar sobre el tema de forma sencilla y sin escrúpulos. La mejor forma de lograrlo es asegurándote que se sientan cómodos con todos los integrantes del grupo, y sobre todo con el “jefe” del grupo.


Para esto es fundamental generar reuniones entre los miembros y estar siempre disponible y dispuesto a ayudarlos.


Conocé sus Fortalezas y Debilidades



Cristiano Ronaldo no nació sabiendo que sería el mejor jugador del mundo en 5 ocasiones, ni Enron sabía que su exceso de confianza y falta de control interno iban a ser lo que le llevaría a la quiebra. Las fortalezas y debilidades es conocen con la experiencia.


El trabajo del gerente de un equipo está en percibir estos aspectos, y tenerlos en cuenta a la hora de diseñar las tareas a ejecutarse.


Por ejemplo, si a un miembro del equipo le gusta pensar de forma intuitiva, podés hacer que sea el encargado de plantear nuevas ideas a los clientes. De esta forma cada integrante podrá hacer lo que mejor hace y tendrá mayor motivación por sus resultados obtenidos.

Otra ventaja es que el diseño de los subgrupos puede ser considerando las fortalezas y debilidades de cada uno, para lograr un equilibrio y tapar agujeros.


Incorporá actividades que fortalecen al grupo



La productividad de un equipo de trabajo va de la mano con el buen relacionamiento que existe entre las personas. Si todos se llevan bien entre sí, y conocen las fortalezas y debilidades de cada uno, automáticamente el equipo será más feliz. Personas más felices impactan de forma positiva en la productividad.


Teniendo en cuenta que es bueno tener un grupo heterogéneo para lograr mejores resultados, esto genera que probablemente no todos se relacionen entre sí. Por eso es importante crear actividades que estrechen el vínculo personal. Algunas ideas son:


Participación en Deportes grupales: Ligas empresariales, Futbol 5 una vez a la semana, campeonato interno de ping-pong en parejas.


Juegos: Por ejemplo, cada miembro elige un objeto de su escritorio, y a partir del mismo debe hacer de cuenta que es su producto. Ahora tienen que crear un logo, un Slogan, Plan de Marketing o cualquier cosa que se te ocurre.


Esto no sólo los mantendrá estimulados, sino que mejorará la comunicación entre ellos.


Festejá las victorias



Cuando alguien realiza un trabajo efectivamente antes de la fecha límite, deberías festejar y hacerlo sentir apreciado. El reconocimiento por parte del empleador es uno de los factores más importantes a la hora de motivar a las personas: el 78% de las personas trabajarían más si tuviesen un mejor reconocimiento.


El reconocimiento puede ser en forma de “Empleado del mes”, enviar un mail corporativo comunicando el logro obtenido, días libres; o puede ser en forma de incentivo material: un bono, fin de semana de vacaciones, cenas pagas o vouchers de compras.


Dales aire para trabajar



Todo empleado siente que trabaja mejor si le dan la oportunidad de trabajar a su manera. Muchas veces la razón por la cual pierden interés es porque se sienten manejados por sus jefes.


Dicho esto, lo que tenés que hacer es comunicar claramente las responsabilidades individuales y tus expectativas. Luego simplemente dejalos trabajar por su cuenta pero mantenete disponible para contestar cualquier aspecto que no esté muy claro. Es importante que tengas plena confianza en tu equipo; así fortalecerás su confianza y podrán trabajar al máximo potencial.


Creá un gran ambiente de Trabajo



El ambiente de trabajo y la infraestructura es esencial para mejorar la productividad de las personas. Según un estudio reciente, el espacio físico afecta en gran medida la forma en que el empleado se siente, cómo piensa y ejecuta en el espacio de trabajo.


Sabiendo esto, las empresas están prestando mayor atención al diseño y las instalaciones de las oficinas. Algunas formas de hacerlo es decorando con plantas, abundante luz, mobiliario cómodo e innovador, como puede ser el ofrecimiento de escritorios Standing Desk, algo que ha tenido un gran crecimiento en los últimos años.


Optimizá las reuniones



Las reuniones si bien son fundamentales, muchas veces son un ancla en el desempeño de las tareas. Las reuniones grupales no deberían ser diarias. Teniendo en cuenta esto, a la hora de tener una reunión se deben responder estas preguntas:


1 - ¿Es absolutamente necesaria?

2 - ¿Quién debe participar realmente?

3 - ¿Cómo podemos asegurarnos que no se pierda el foco de la reunión?


Un estudio llevado a cabo por Bain & Company demostró que la mayor parte de los gerentes se pasan 2 días enteros en reuniones por semana.


Pero la idea no es eliminarlas por completo; juntarse mano a mano durante 10 o 15 minutos a diario a modo de ver el progreso del proyecto puede ser todo lo que necesitás para mantenerse alineados y mejorar la productividad. Conectarse con cada integrante de forma personal les va a permitir expresar sus problemas, la ayuda que necesitan y muchas veces ganar claridad sobre las expectativas requeridas (algo que muchas veces se lo guardan en frente a todo el equipo).


Feedback, Feedback, Feedback



Por último, pero no menor está en introducir un proceso de feedback del equipo. Es imposible que alguien sea más efectivo si no sabe qué está haciendo mal. Es por ello que es fundamental tener un sistema de feedback que permite detectar oportunidades de mejorar y potenciar la motivación de los miembros del equipo a cambiar.


Cuando termines con ellos, seguí contigo; preguntales qué podés hacer para ayudarlos a mejorar. Quizás necesiten que los guíes en algún tema en particular o prefieren un poco más de espacio.


Esto sirve para fomentar una cultura de diálogo abierto, lo que mejorará la colaboración y el flujo de ideas.


Palabra Final


En tu papel de líder, querrás tener a tu equipo trabajando al máximo potencial, y esto implica que sean más productivos. Mejorar la productividad es como hornear una torta, donde los ingredientes (miembros) correctos deben reunirse y mezclarse entre sí. Cuanto más logres que se mezclen, mejor será el resultado.


Sin embargo, cada empresa es un mundo diferente, y dentro de cada empresa cada grupo es un país distinto. Por eso no existe una fórmula universal, sino que depende de la conformación del equipo. Pero las bases son las mismas para todos: Ayuda, Feedback y Empoderamiento.


Respetá los principios y elegí las estrategias que mejor se adapten a tu equipo, así lograrás potenciar la productividad de tu equipo.



898 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page