top of page
Buscar
  • Gastón Saint-Hubert

Más Saludable en el trabajo de forma Simple


Si bien parece ser que la jornada de 9 a 5 va desapareciendo de a poco, seguimos estando la mayor parte del día en el trabajo. De esta forma el balance entre la vida y el trabajo se va perdiendo, y en respuesta a ello las empresas están priorizando la salud y el bienestar en el espacio de trabajo.


Aunque existen varios planes de beneficios establecidos que ayudan a lograrlo, también hay otras formas simples con las cuales los empleados se pueden mantener saludables en la oficina.

Elegir comidas que nos den energía en lugar de quitarnos, mantenernos hidratados durante el día o elegir quedarnos en casa si estamos enfermos, son algunas de las formas más simples de mantenernos saludables en el trabajo.

El ritmo de trabajo de nuestra era es vertiginoso, y puede llegar a ser abrumador en algunos casos. Sin embargo, es fundamental que no dejemos de dedicar tiempo para nosotros mismos por culpa de nuestras obligaciones laborales ya que si esto ocurre, nuestra salud física y mental se verá dañada. Después de todo, nuestro objetivo primordial es tener el máximo desempeño en el trabajo, algo que sólo se logra con un enfoque proactivo con respecto al cuidado de nuestra salud.



5 Formas Simples de ser Saludable en el Trabajo


1- Alimentate de forma Sensata



Si bien puede ser tentador ir en busca del chocolate o un snack lleno de azúcar en momentos de cansancio, tensión o bajo presión, esto no hace otra cosa más que dañar la mente y el cuerpo. Cuando consumimos alimentos altos en azúcar, sentimos un aumento de energía instantáneo, pero rápidamente se revierte y afecta nuestros niveles de energía y como consecuencia, nuestras funciones cognitivas se reducen, quedándonos aún más cansados.


Además, los alimentos poco saludables nos dan un nivel de calorías innecesario para nuestro funcionamiento diario, que luego se convertirá en grasa corporal. Por ello si tenés hambre en el trabajo es fundamental que adoptes un enfoque más sensato y te preguntes:


¿Estás realmente hambriento? ¿O simplemente deshidratado? ¿O con un poco de ansiedad? Al principio será difícil que logres diferenciarlo, pero con el tiempo podrás leer tu cuerpo de forma más eficiente.


Con respecto a la elección de comidas, comer en casa es lo más sano, pero en caso de que no tengas la opción de hacerlo, considerá traer comida casera por lo menos dos veces en la semana. Esto no sólo cuidará tu salud, sino que también tu bolsillo.


PRO TIP: Evitá comer en tu escritorio


2- Mantenete Hidratado



Muchas veces la sensación de hambre no es más que una alarma de que nos hace falta hidratarnos. Pensá que si el 70% de nuestro cuerpo es agua, resultaría razonable que mantenernos hidratados es fundamental para que el cuerpo funcione eficientemente.

Asegurate de tener una botella siempre con agua en tu escritorio para prevenir fatiga, jaqueca o antojos. Estar hidratado puede ser lo que necesitás para tener un empujón de energía y permanecer fresco y enfocado.


Si sentís el sueñito de la tarde, optá por rellenar un vaso con agua antes de servirte la segunda o tercera taza de café.


Algunas formas de saber si estás deshidratado es si tenés la boca seca, te sentís cansado, hace mucho que no vas al baño o te cuesta concentrarte. Si no te apetece el agua sin gas, considerá otras alternativas como agua con gas, agua de coco o agua saborizada con infusiones.


PRO TIP: Dejá siempre una botella a mano en tu escritorio y tomala entera por lo menos dos veces al día.


3- Mantenete Activo



Obviamente este punto tenía que aparecer. No te pegues todo el día a la silla. Como dicen en inglés: “Sitting is the new Smoking”; la Asociación Americana de Cardiología probó que el tiempo que permanecemos de forma sedentaria se asocia con casos de muerte de causas cardiovasculares o de todo tipo. Si esto no fuese suficiente, la Asociación Mundial de la Salud reportó que existe una fuerte tendencia de falta de actividad física.


Una forma de cuidar tu estado físico es tomarte descansos intermitentes para caminar o estirar los músculos. Considerá tener notificaciones en el celular o computadora que te recuerden que es hora de levantarte del asiento. O siguiendo con el punto anterior, en vez de tener una botella en tu escritorio usá un vaso así te obligás a pararte y rellenarlo más veces durante el día.


Yendo un paso más adelante, considerá utilizar mobiliario activo como los Standing Desks, que te permitirán trabajar de forma activa sin interrumpir la tarea. Otra forma es adoptar reuniones caminando o usar siempre las escaleras en vez del ascensor (si estás en el piso 50, subí hasta el 40 y caminá el resto)


4- Tomate descansos intermitentes



Siempre queremos terminar nuestras tareas de forma rápida para poder irnos a casa en hora. Sin embargo, esto no significa que tengas que estar todo el tiempo en tu escritorio sin interrupciones. Podrás pensar que tomarte un descanso es una pérdida de tiempo, pero nada puede estar más alejado de la realidad.


Tomarte descansos intermitentes es la mejor forma de permanecer productivo en el trabajo. Así te asegurarás que cada vez que estés trabajando, lo estés haciendo de la forma más eficiente, y no estés simplemente calentando la silla.


No tomarte descansos puede causar que tu mente se sienta cansada y tu creatividad se vea impactada negativamente. Una de las formas más efectivas de asegurarte un trabajo productivo es aplicar la técnica de pomodoro, como lo discutimos en este post.


· Ordená tus tareas en series de 25 minutos.

· Cada 25 minutos de trabajo, tomate 5 minutos de Descanso.

· Repetí la secuencia 4 veces totalizando 2 horas.

· Al finalizar los 4 rounds tomate un Descanso de 10 a 15 minutos.

· Repetilo durante toda la jornada.


De esta forma no sólo podrás estar más fresco cada vez que estés trabajando, sino que el hecho de tener tiempo límite en tus tareas te harán más productivo.


5- Manejá el Estrés



El manejo efectivo del estrés puede tener un impacto positivo a nivel psicológico y emocional, pero también puede impactar positivamente en nuestra salud física.


Padecer niveles de estrés constantemente puede causar un “burnout” mental, tensiones en el cuerpo y puede afectar negativamente en el sistema inmunológico. Teniendo en cuenta que el estado de estrés se ha vuelto la norma en el ambiente de trabajo moderno, es fundamental que tengas estrategias para poder convivir con eso y manejarlo efectivamente, para mantenerte productivo.


Algunas estrategias a pruebe del estrés psicológico son:


Ejercicios de respiración: Respirar desde el diafragma en vez de desde el pecho te ayudará a relajar la tensión muscular y reducir la presión sanguínea.


Pasá tiempo afuera: Simplemente respirar aire fresco y recibir energía del sol puede ser todo lo que neceistás para controlar tu estado de ánimo y mantenerte fresco y relajado.


Cumplí el punto 1: La calidad de tu dieta alimenticia no sólo afecta tu cuerpo, sino que también tu estado de ánimo y emocional.


Palabra Final


Tener un estado físico saludable puede ser más simple de lo que pensás. Pero nunca ocurrirá de la nocha a la mañana. Por eso, es importante que incorpores estas estrategias como parte de tus hábitos diarios, y te comprometas a mantenerlos en el largo plazo. Puede ser que sea un poco difícil al principio, pero valdrá la pena tener un poco de disciplina para poder gozar de mejor salud mental y física.


Hacé de estos tips parte de tu vida y sé testigo del cambio positivo en tu trabajo y tu vida en general.


Contános qué vas a hacer hoy para sentirte mejor en el trabajo.

14 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page