top of page
Buscar
  • Gastón Saint-Hubert

El cubículo tradicional atenta contra nuestra salud: Este estudio lo demuestra

Actualizado: 8 feb 2020

¿Sentís algún tipo de estrés de forma constante? Tranquilo que no estás solo.


Casi el 70 por ciento de los empleados experimentan algún tipo de estrés en el trabajo, cuatro de cada 10 afirman haber sufrido agotamiento y solo alrededor del 30 por ciento cree que tienen un buen equilibrio entre la vida laboral y personal.



¿Qué está pasando?


Si observamos un poco el panorama, cifras recientes muestran que una cuarta parte de los trabajadores encuestados pasan más de seis horas al día sentados, mientras que más de la mitad admiten que no pueden realizar ejercicio porque su trabajo no se lo permite. De estas personas que no encuentran tiempo para ejercitarse, el 49 por ciento dijo que llega a casa del trabajo demasiado tarde como para hacer ejercicio, mientras que el 27 por ciento dijo que su horario es demasiado volátil como para lograr planificar con anticipación.


Teniendo en cuenta este contexto, no nos debe sorprender que casi nueve de cada 10 empleados trabajan a pesar de estar enfermos y tres de cada 10 admitieron haberlo hecho a pesar de ir en contra de los consejos de su médico de cabecera, según la última investigación realizada en nombre de Mater Private Healthcare Group.


La situación solo parece empeorar en Irlanda, ya que a pesar de enfermarse con asiduidad, el estudio muestra que los trabajadores solo gastan 2 € al día, en su salud y bienestar personal, menos que el precio de una taza de café.


El problema hay que cortarlo de raíz


El informe Healthy Working revela que, aunque solo el 15 por ciento tiene un estilo de vida saludable, las malas elecciones en términos de dieta, ejercicio y equilibrio entre la vida laboral y personal afectan la salud física y mental y estos problemas se trasladan al trabajo.

Derek Cawley, cirujano espinal consultor de Mater Private Hospital en Dublín hablando del dolor de espalda crónico, dice que, aunque existe una creencia generalizada de que la altura del escritorio y los muebles de oficina afectan la salud de los empleados, el principal problema era que las personas no se mueven lo suficiente o ni realizan suficiente ejercicio.

“La falta de ejercicio afecta la salud general. Los músculos no se mueven. El ejercicio físico también tiene un efecto antiinflamatorio ” dice. Y existe una conexión con una variedad de afecciones que van desde diabetes hasta cáncer y salud mental.


"El efecto global general del ejercicio es muy bueno para el cuerpo". Pero Cawley también sostiene que sentarse durante largas horas anula ese beneficio. “No hacer ejercicio es simplemente perjudicial para la salud general. Treinta minutos de ejercicio al día tienen profundos beneficios para su salud”. Esto se manifiesta en la salud mental, la obesidad y la función cardiovascular. Pero una vez que llegamos a la oficina tradicional, todo ese esfuerzo se desvanece.


¿Cómo podemos trabajar saludablemente?




Siendo un firme defensor del transporte activo (caminar o andar en bicicleta al trabajo o la escuela) también recomienda el uso de escritorios regulables en altura o Standing Desks, sugiere realizar "reuniones activas" caminando por parques cercanos en lugar de usar "salas de reuniones congestionadas", e incluso el uso intermitente de una pelota de yoga en lugar de una silla tradicional de escritorio.


"Si ninguna de esas alternativas es una opción, asegurate de que tu computadora, teclado y escritorio estén colocados de manera ergonómicamente correcta para reducir la tensión en la columna vertebral", aconseja.


“El estilo de vida de la oficina del siglo XXI no es propicio para la buena salud. Sentarse en un escritorio o en un automóvil durante horas interminables cada día puede sonar relativamente inofensivo, pero tales "no actividades" pueden de hecho ser profundamente dañinas ", dice John Hurley, director ejecutivo del Mater Private Healthcare Group. "Las horas que pasas en una posición estática pueden desencadenar o exacerbar problemas musculoesqueléticos y psicológicos y, con el tiempo, agravar el riesgo de diabetes, depresión, enfermedades cardíacas e incluso cáncer, lo que reduce la esperanza de vida".


Síndrome “Burnout”



El estudio también encontró que más del 80 por ciento de los trabajadores se han sentido estresados ​​en el trabajo, mientras que el 40 por ciento dice que han experimentado algún tipo de agotamiento.


Debido a que es difícil identificar el vínculo entre el estrés y la enfermedad cardíaca y aún no se comprende por completo, el cardiólogo consultor Mark Kennedy cree que la mayoría de las personas subestiman el impacto que el estrés puede tener en el cuerpo, especialmente en el corazón.


"Cuando nos estresamos, nuestra sangre produce hormonas que son útiles en pequeñas dosis, pero cuando se producen en exceso, estas hormonas pueden dañar las arterias con el tiempo", dice Kennedy.


"Estudios recientes sugieren que la exposición constante a altos niveles de estrés genera mayores riesgos de un trastorno del ritmo cardíaco llamado fibrilación auricular y puede contribuir a la enfermedad de las arterias coronarias".


Advierte que reconocer y controlar el estrés es uno de los pasos diarios que podemos tomar para ayudar a mantener un corazón sano. Y, dado que el entorno de trabajo puede ser particularmente exigente, es importante que los empleadores y los empleados trabajen juntos para identificar los factores que contribuyen al estrés en el lugar de trabajo, como evitar plazos poco realistas, minimizar la cantidad de horas extras trabajadas y fomentar activamente una alimentación saludable y el ejercicio.


Hoy en día existen alternativas de trabajo activo como los treadmill desks o bike desks, que permiten trabajar en movimiento constante.

Chequeos médicos



Si bien poco menos de la mitad de los 500 empleados encuestados en el estudio asistieron a su médico de cabecera para tener un control de salud anual o más frecuente, solo el 15 por ciento admitió tener un estilo de vida poco saludable. De estos pocos, el 68 por ciento se consideraba no apto, el 54 por ciento come de forma poco saludable, el 18 por ciento afirma beber en exceso y el 35 por ciento fuma regularmente.


Poco menos de uno de cada cinco trabajadores admitió tener un pobre equilibrio entre la vida laboral y personal, de los cuales el 57 por ciento sostiene que se encuentra pensando constantemente en el trabajo, incluso en sus días libres; 46 por ciento trabajaba fuera de su horario normal de trabajo; El 24 por ciento trabajaba en días libres, y el 21 por ciento están "siempre activos" para responder a su empleador.


A pesar de que se contar con el mínimo de 20 días de vacaciones al año, el estudio mostró que casi el 20 por ciento de los empleados no toman su asignación completa. De los que no lo hacen, más de un tercio (34 por ciento) dice que teme que su carga de trabajo aumente al regresar y otro tercio afirma que no hay nadie para cubrirlo en trabajo mientras está fuera. Otro dato no menor es que casi el 50 por ciento de los empleados sufren problemas digestivos, que en parte pueden ser causados por el estrés laboral.


Las personas sacrifican su salud por el trabajo: No duermen, comen o hacen ejercicio adecuadamente, cree el consultor endocrinólogo James Ryan, del Mater Private Hospital en Cork.


Sostiene que “la buena nutrición y el ejercicio son dos componentes muy importantes para controlar la salud” y alerta sobre la alta tasa de Diabetes de Tipo II que existe en Irlanda. Señala que la investigación sobre los programas de prevención de la diabetes ha demostrado que los ajustes en la dieta y el estilo de vida son mejores que cualquier intervención farmacológica para prevenir la aparición de diabetes tipo 2, Ryan dice que solo 30 minutos de ejercicio al día son suficientes para tener un efecto profundo en la salud.


Dormir



“Otro problema importante relacionado con la salud y que pocas veces se tiene en cuenta, es el sueño”, dice Ryan, quien es el médico del equipo senior de lanzamiento de Limerick. La sociedad no está al tanto de los beneficios de tener una buena noche de sueño, para promover la recuperación muscular, dice.


Sin embargo, el estudio mostró que algunos empleadores reconocen que el bienestar de los trabajadores es importante para su desempeño: tres de cada cuatro invierten en beneficios de salud y bienestar para sus equipos. Algunos ejemplos son las clases flexibles de ejercicio en el lugar de trabajo (34 por ciento) o incluso brindar acceso a masajes u otros tratamientos holísticos (7 por ciento). A la hora del almuerzo, el 81 por ciento de los empleadores ofrece instalaciones para comer en el lugar, y el 53 por ciento ofrece una opción de catering interno para los trabajadores.


A pesar de todo esto, la mayoría de los empleadores aún no proporcionan los beneficios que fomenten mayor actividad física.


Palabra Final


Luego de repasar los puntos claves de este estudio, podemos ver que la forma tradicional de trabajar no hace otra cosa más que atentar contra nuestro bienestar. Si bien ya existen varias iniciativas que buscan cambiar esto, aún hay mucho por mejorar, sobre todo en cuanto a la actividad física.


Muchas empresas creen que hacer este cambio debe ser complicado, pero lejos de serlo, se puede lograr simplemente tomando decisiones sensatas a la hora de elegir el diseño del puesto de trabajo. En vez de un escritorio convencional, un Standing desk es la mejor opción, o colocar Bike Desks distribuidas en las oficinas para quien quiera tomarse un tiempo de trabajo activo. Sí, estas soluciones implican un desembolso de dinero, pero te aseguro que la ganancia en productividad, bienestar y compromiso por parte de las personas, más que cubren la inversión realizada.



Si querés investigar un poco sobre esto de trabajo activo, acá te mostramos por dónde comenzar.

146 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page